Línea Editorial

Depurar el Partido, tarea urgente de los miliantes

El siglo XXI nos muestra que el poder hegemónico del imperialismo norteamericano está en franco deterioro. Rusia y China principalmente, se erigen como el contrapeso más desafiante para los guerristas yankees. Según analistas militares plantean que las fuerzas armadas gringas no se han innovado, su desarrollo tecnológico se ha estancado en referencia a sus más cercanos competidores, Rusia, China, Corea del Norte e Irán. Por otro lado el crecimiento económico de las principales transnacionales imperialistas se está viendo amenazada por la industria China principalmente, y por la incursión de Rusia en mercados no tradicionales. Siria, ha sido la pesadilla más grande después de Vietnam para los imperialistas yankees. Palestina, resiste estoicamente la criminal embestida del sionismo, mientras el mundo entero calla este genocidio contra el hermano pueblo Palestino, al cual expresamos nuestra solidaridad y condenamos estos actos fascistas de extermino emprendido por el ejercito sionista de Israel. Nuestra solidaridad para nuestra hermana Cuba que resiste incólume otra acto criminal del imperialismo, el bloque, acciones similares que se aplican contra la Chavista Republica Bolivariana de Venezuela, que está siendo criminalmente sometida a un estado de miseria. Este mundo unipolar, creado y contralado por el imperialismo norteamericano, parecer estar llegando a su final. Más, sin embargo, esto no quiere decir que ya se ha terminado su reinado, la economía gringa continúa siendo de gran importancia, y desde el FMI, el Banco Mundial y la Reserva Federal Norteamericana, se siguen imponiendo sanciones a los países tercer mundistas, se deteriora la calidad de vida, se reduce el presupuesto de los sectores más importantes de la sociedad, salud, educación, vivienda, salarios dignos, empleos etc.. Políticas económicas que vienen acompañadas de prácticas represivas contra la protesta social, contra las organización comunitaria

y principalmente contra los militantes de la izquierda revolucionaria, todo en pos a producir mayores ganancias para los monopolios imperialistas.

Lenin decía que la etapa superior del capitalismo es el fascismo, y ya lo estamos experimentando, Argentina entregada a las fauces imperialistas con un gobierno títere de las grandes corporaciones transnacionales le ha llevado a la clase trabajadora a una situación de pauperización, mientras los capitalistas se adueñan de los recursos naturales, básicamente del agua entre los principales. En Chile regresan los pinochetistas, en Colombia los guerreristas, en Honduras, la mayor base militar de entrenamiento de los gringos, mantienen un gobierno que sigue el libreto del pentágono. Brasil es el caso más emblemático de la región, un declarado fascista, xenófobo ha tomado el mando del gobierno de esa nación. El neoliberalismo acecha. Mientras estos acontecimientos nos presentan el duro panorama para clase trabajadora, estamos también asistiendo a una acelerada descomposición de un sector de la izquierda que mantiene amoríos con la derecha y se ha convertido en cómplice y encubridora de los interés monopólicos básicamente gringos.

Nosotros los ecuatoriano particularmente, somos el resultado de una larga lucha social, política, económica y cultural. Nuestra modernidad está sentada sobre la inefable estructura de castas, legado perverso de la colonia. La gesta independentista de 1810, puso a los marqueses criollos en el lugar de los españoles, y construyen las nuevas naciones a imagen y semejanza de los antiguos opresores. Agustín Cueva nos advierte que esa independencia solo significó un relevo de autoridades, dejando casi intacto el aparato de dominación, especialmente el aparto represivo que se encargo de someter a los sectores indígenas, negros y populares. Aquel grafiti que aparece en las paredes de la ciudad por esos días, “ultimo día de despotismo y primero de lo mismo”, da cuenta no solo de la sabiduría popular, sino de espíritu indómito y revolucionario de nuestro pueblo, que no estaba dispuesto a continuar sometido.

Nuestra clase dominante, marqueses, terratenientes gamonales, y la naciente burguesía, se han caracterizado por su torpeza y mediocridad. Y se ha especializado en el servilismo a los grandes intereses transnacionales. No supieron que hacer con el poder, se festinaron el erario nacional en lujos estériles, y se postraron al capitalismo europeo y más tarde al norteamericano.

La identidad cultural de nuestra ancestralidad quedó en un enunciado que sirvió de epitafio al pie del patíbulo. Recuperarla ha sido una tarea que nos sigue demandando esfuerzos extraordinarios, pues, la burguesía, enajenada y prejuiciada no ha logrado entender que para el imperialismo ellos no son más que los capataces que administran la gran industria capitalista, y los verdugos de este pueblo irreverente que se mantiene en pie de lucha.

Esta modernidad es para nosotros el espacio de lucha y de resistencia, Mignolo señala acertadamente que la modernidad tiene una cara oculta, la colonialidad. Por ello, para nosotros los socialistas, la revolución proletaria es la única manera de abolir el estado burgués, terminar con la colonialidad y con el dominio imperialista.

La historia nos muestra, compañeros, que no podemos confiar en ninguna corriente burguesa, ni liberales, ni progresistas. Alfaro, fue condenado a la hoguera bárbara y su revolución liberal radical aplastada no solo por los conservadores, curas inquisidores, terratenientes gamonales feudalistas, sino también, por esa naciente burguesía a la que me he referido. Las traiciones por parte de estas castas dominantes no tienen limites en la historia de nuestra Latinoamérica: Bolívar, Sandino, Sucre, Zapata y más.

La sangre obrera no quedará en la impunidad, el 15 de noviembre de 1922, es una fecha dolorosa y de luto para la clase trabajadora, pido un minuto de silencio en homenaje a nuestros mártires. Han pasado exactamente 96 años de esa fatídica fecha, y los genocidas siguen gozando de impunidad, este es un crimen de lesa humanidad que no caduca. Concordamos con Benjamín Carrión, para quien este baño de sangre sería la mayor masacre en la historia moderna de nuestra Latinoamérica, más de 2.500 trabajadores fueron asesinados en una brutal represión ordenada por la burguesía Guayaquileña. Guayaquil no superaba los 70mil habitantes, es decir ese día asesinaron a algo más del 4% de la población, o sea, 4 de cada 10 ciudadanos. Los cuerpos tirados a la ría Guayas siguen clamando justicia, en medio de las cruces sobre el agua que nos recuerdan que la lucha no ha terminado.

El Glorioso Partido Socialista Ecuatoriano nace en 1926, como una respuesta a las urgencias de la clase trabajadora que clamaban justicia social, equidad, revolución socialista. Todos nosotros somos los herederos del gran legado dejado por nuestros camaradas fundadores del partido, continuar con el proyecto de liberación de la clase trabajadora, crear una patria soberana, libre, igualitaria… socialista.

Sin embargo y antes de que ese glorioso día llegue, tenemos una tarea importante, recuperar el partido de manos de una pequeño burguesía que se ha infiltrado en nuestras filas para someter al partido a los intereses más protervos de la clase dominante a través de seudo alianzas con gobiernos títeres de los intereses de las multinacionales imperialistas.

La última acción importante y a la vez vergonzante del partido fue el protagonizado en la mal llamada glorioso del 44. Podríamos decir que a partir de entonces el entreguismo de ciertos líderes ha sido una práctica inefable, a la que siempre hemos de criticar y combatir.

Hasta ayer nomás camaradas, veíamos como la componenda de una dirigencia que mantuvo secuestrado al partido se festinaba nos solo los recursos de nuestra querida organización, sino, que además en un pacto delincuencial, contrarrevolucionario, se festinaron y repartieron puestos de alta jerarquía en medio de una orgía de corruptelas; embajadas, ministerios, direcciones nacionales, curules, asesores y más. Ellos, esos infiltrados, que por cierto son una minoría, se tomaron las instancias de control del partido y desde allí se apuraron a ganar adeptos, tontos útiles que sirven a sus interés mezquinos y oportunistas, traidores que gozan de mínimas prebendas, migajas diría yo. Mientras el resto de la militancia ha sido abandonada a su suerte. Ha desaparecido la formación político-ideológica de nuestros líderes de base.

Ya no se organiza el partido para la toma del poder popular, ahora se organiza para las elecciones, y no es que eso este mal, lo que esta mal es viraje que le han dado al ideario con el que nació el Partido Socialista, abolir el estado burgués e imponer el Socialismo.

Esa dirigencia a la que la hemos cuestionado, esta borracha de poder, milita en la izquierda pero fornica cada noche con la derecha fascista. Los socialistas revolucionarios no especulamos, ni levantamos falsos testimonios, solo miren a su alrededor y pregúntense, donde ha estado Patricio Zambrano, donde ha estado Rafael Quintero, donde ha estado Fabian Solano, Silvia Salgado. Mientras el neo liberalismo nos azota, nos somete, nos deja sin empleos, ellos, en amoríos con la clase explotadora, adulones del imperialismo, ahora de embajadores en el centro de los iluminatis.

Nuestra pelea no es pues para ser parte de esa comilona, nuestra lucha compañeros es para recuperar el partido de esas voraces fauces que están devorando con toda nuestra presencia histórica en la vanguardia del proletariado. Es inconcebible que aquel individuo que fungió como secretario del partido, ni siquiera estaba afiliado a nuestra filas, y más aun, en medio de una audacia sin precedentes se hace elegir presidente nacional del partido, en medio de una danza de corrupción, despilfarro y derroche de nuestros limitados recursos económicos.

Esta pequeño burguesía oportunista, corrupta, violó los estatutos que nos rigen como organización y que nos permiten funcionalidad orgánica, con la complicidad de otros oportunistas que ha su debido tiempo los desenmascararemos y los juzgaremos de acuerdo a nuestros estatutos.

La depuración del partido es urgente, y que no les quede ni la menor duda que vamos en ese camino, pero, esta tarea no lo haremos solos, será con el compromiso de la militancia, de las bases, y con una dirigencia que responda a los más altos intereses de la clase trabajadora. La haremos con ustedes que están aquí presentes para forjar la unidad, para profundizar nuestra visión ideológica y renovar los cuadros dirigenciales que respondan a la línea política de acción del PSE.

Cada uno de ustedes, compañeros, tiene la tarea y la responsabilidad de velar porque se cumpla con el ideario socialista. En cada Provincia, cantón, parroquia, junta parroquial ,barrio, sindicato, etc. En donde nos encontremos tenemos el deber de fortalecer la unidad del partido a través de ésta corriente revolucionaria en la cual nos hemos organizado para la depuración de nuestras filas.

Al final del día, cuando regresemos a nuestros territorios, debemos tener presente que hay que fortalecer a ésta nuestra tendencia, la misma que ha tomado la responsabilidad de redireccionar al partido. Vamos compañeros al Congreso de Mayo del 2019, fortalecidos y unidos, vamos a derrotar al oportunismo de derecha que se ha infiltrado en nuestras filas. UNIDAD Y LUCHA, SOLIDARIDAD Y COMPROMISO, ESE ES NUESTRO LEMA. HASTA LA VICTORIA SIEMPRE COMPAÑEROS.

El Empalme, 17 de noviembre del 2018.